¿Qué es la entropía? No es sencillo responder con precisión a esta pregunta, por lo que intentar hacerlo es ya de por sí interesante. Esta palabra tiene diferentes definiciones y como consecuencia significados, aunque si se analizan bien, complementarios dentro de las diferentes disciplinas. Por ejemplo no es lo mismo el concepto de entropía en términos científicos (termodinámica), que en términos psicológicos, o informativos…, lo que me lleva al concepto más puramente filosófico de la entropía… Este concepto fue introducido por primera vez  por el científico Clausius Rudolf  Emmanuel en 1865, y establece que la energía no sólo puede medirse en cantidad, sino también en calidad;  a mayor entropía, menor calidad de la energía y mayor tendencia al caos.

Clausius Rudolf nació el 2 de enero de 1822 en Köslin (hoy Koszalin, Polonia). Cursó estudios en las universidades de Berlín y Halle. Desde 1855 hasta su muerte en 1888, fue profesor en el Instituto Politécnico de Zurich y en las universidades de Würzburg y Bonn. Fue el primero en enunciar la denominada segunda ley de la termodinámica (1850): el calor no puede pasar por sí mismo de un cuerpo más frío a un cuerpo más caliente…

La palabra entropía procede del griego em que significa: sobre, en y cerca de; y sqopg, que significa giro, alternativa, cambio, evolución o transformación.

En termodinámica se entiende por entropía a la pérdida de energía (o energía no utilizada), durante un proceso, dentro de un sistema cerrado. Es un patrón de medida para definir el grado de desorden que tiene un sistema. En física según la segunda ley de la termodinámica, los sistemas aislados tienden al desorden, es decir, las cosas tienden al caos a medida que pasa el tiempo.

En información se entiende por entropía a la incertidumbre resultante de un mensaje o grupo de mensajes del que se debe extraer la información esencial o fundamental, (podría ser un código que contiene un significado). Si éste grupo de mensajes es ilegible o de difícil comprensión, el grado de entropía, incertidumbre será mayor. Según la teoría de la comunicación, entropía es el grado de incertidumbre que posee un mensaje y la entropía es nula cuando la certeza es absoluta (algo bastante difícil si nos salimos de las matemáticas e imaginamos que estamos en esto que se llama vida…). Se me antojan dos enamorados enviando y recibiendo información en medio de sus emociones y sentimientos. El grado de entropía haría estallar el termómetro entrópico… ¿Por qué se me habrá venido este pensamiento a la cabeza? -Lorena, frena… otro día más-.

En psicología, sociedad, política (y no hablaré de política o mejor dicho de lo que hacen de la política los políticos, que no los politólogos, eso daría para otra entrada u otro blog entero y sinceramente, me aburre soberanamente, pero me tengo que morder los labios hasta casi hacerme sangre, para no gritar que en política la transferencia de energía de la innombrable derecha (fachas) Sí, y la innombrable izquierda (rojos) Sí, produce el peor grado de entropía que yo he conocido… (energía inútil). ¿Qué se hace de los elementos psicológicos y psicosociales que participan en la misma? También forman parte de un sistema social, que se caracteriza por ser parcialmente cerrado y parcialmente abierto; ya que en el ámbito de lo humano o de lo social no pueden existir sistemas absolutamente cerrados. Diré que en psicología se entiende por entropía lo que los psicólogos llaman depresión. Ese estado donde se hace presente la incapacidad de decisión, la tristeza, la desmotivación, y  un montón de neurotransmisores dejan de comunicarse entre sí, se merman los circuitos neuronales y los órganos internos parecen enfadados unos con otros… La separación en nuestro interior, cabeza y corazón no se comunican y el cuerpo se atrofia…

Volviendo a la entropía e intentando buscar una forma de explicarlo de un modo más sencillo y práctico. Si observamos nuestro discurrir cotidiano veremos que se presentan varios acontecimientos que se relacionan con el concepto de entropía, por ejemplo: la gente eficiente lleva vidas de baja entropía (altamente organizada), ellos tienen un lugar para todo (incertidumbre mínima), y requieren energía mínima para encontrar algo; en oposición la gente ineficiente es desorganizada y lleva una vida de alta entropía, a estas personas les cuesta horas y mucho esfuerzo concentrarse y/o, encontrar algo que necesitan, y es probable que ocasionen un gran desorden mientras buscan.

“La entropía es el precio de la estructura” (Ilya Prigogine)

Entropía es pues caos y equilibrio en el fluir de una ley natural que parece conducir el comportamiento del macrocosmos y por consiguiente del microcosmos. Esta aparente contradicción debe mirarse más bien como dos opuestos que se complementan para formar una sola unidad (simbolismo yin yang). Para poder comprender mejor este concepto imaginemos el siguiente experimento: supongamos por un momento que el universo entero se ve representado en un vaso con un fluido (licor), que se encuentra a una temperatura de 33 ºC. Después añadimos algunos cubitos de H20 cristalizado (hielo), el calor, por su naturaleza, fluirá del elemento más caliente hacia el más frío, es decir, el calor del fluido se transfiere hacia el hielo, pero éste no se empezará a derretir inmediatamente, lo hará progresivamente y mientras esto sucede la temperatura del hielo permanecerá constante. Después de algunos minutos encontraremos que todo el hielo se ha derretido y el resultado final será una mezcla (licor y H20) diluida. También habremos notado que toda la mezcla ha alcanzado una temperatura homogénea y constante, es decir, el pequeño universo contenido en un vaso ha llegado a un estado de equilibrio y su grado máximo de entropía. Y entonces ¿de dónde viene el caos? Hay un hecho que hasta ahora no hemos mencionado. Mientras el calor del fluido se va transfiriendo al hielo, la entropía de éste va en aumento. La transferencia de energía siempre va acompañada de su respectiva transferencia de entropía. Sin desorden, no hay intercambio, no hay vida.

Cuando la entropía sea máxima o nula en el universo, esto es, exista un equilibrio entre todas las temperaturas y presiones, llegará la muerte térmica del universo.-Hijo! Ordena tu habitación!, -no Mamá, mi habitación está perfecta y llena de vida, y le da entropía a la casa…

“La energía es realmente el único enlace que existe entre la realidad de la naturaleza y el hombre. La energía del universo es constante aunque está sujeta a la disipación y a una degradación cada vez mayores porque tiende a distribuirse en el espacio en busca del equilibrio y de la mayor estabilidad, dispersión y probabilidad posibles. Esto da lugar al desorden, a la mayor redistribución, al caos y a la máxima entropía. El orden y el caos se retroalimentan y esa tensión inestable entre ellos crea un campo enormemente creativo”. (estracto de artfacts.net).

Esta dualidad “Caos y Equilibrio” convive con nosotros a lo largo de nuestra vida; muchas veces nos vemos envueltos en circunstancias que parecen llevarnos a estados caóticos. Por instantes la vida parece ponernos al límite, y nos lleva a situaciones que, parecen insalvables…, es entonces cuando necesitamos un eje que nos sirva de apoyo, ese sendero espiritual, esa llama y paz interior que poco a poco nos va devolviendo el equilibrio. Por eso, conocer las leyes de la naturaleza significa también conocer las leyes del ser humano,  pues nosotros formamos parte de ésta, y sus leyes son también nuestras leyes.

“Lo más bello que podemos experimentar es el misterio de las cosas”. -Albert Einstein

fabrica-de-hielo-granada-e1459536851563

Sobrasada vegana

sobrasada

Buenos días! Me voy a un picnic, ¡ahora!, y voy a llevar sobrasada. Escribiré rápido, porque no me da tiempo, y aún quería coserme un jersey.

Normalmente hago la sobrasada con almendras, que ya sabéis que en el proceso de hidratación se activan y liberan un montón de enzimas beneficiosas, pero en esta ocasión, la he hecho con cacahuetes y soja texturizada como base. Por su puesto es ¡vegana!, (la sobrasada, no yo). En esta ocasión he decidido hacerla así, porque tenía una bolsa grande de cacahuetes, que sabía que no me iba a terminar, y quería aprovecharlos. Cuando he terminado, el sabor no me ha terminado de convencer del todo, así que me dado un “rulillo” por la red, y he visto que hay gente que la hace con soja texturizada, así que…, como tenía en casa. ¡Dicho y hecho!

20170225_105107

Ingredientes (lo siento por las proporciones, pero hoy ha sido todo muy a ojo):

  • Cacahuetes (250 gr aproximadamente).
  • Soja texturizada fina (100 gr aproximadamente), yo la he añadido al final, pero da igual, (no es necesario hidratarla previamente).
  • Pimentón picante (1 cuchara grande o más, al gusto).
  • Albahaca, romero, orégano, laurel… hierbas, (yo hoy he puesto albahaca y orégano a discreción).
  • Aceite de oliva (1 vaso).
  • Vinagre de sidra/manzana/limón (un chorrito largo y vas probando).
  • Ajos (yo he echado un diente grande).

Elaboración:

  • Hidratas los cacahuetes (cuanto más tiempo más blandos, aunque a partir de 3 horillas están listos). Si quieres activarlos, déjalos la noche anterior (y tira el agua del primer remojo).
  • Filtra el agua del remojo y echa todos los ingredientes en el vaso de la batidora.
  • Bate, (je), hoy me he levantado chistosa.

¡Voilá!

sobrasada

¿Sabías que los cacahuetes son los frutos secos que aportan más vitamina B3, más ácido fólico y más proteínas (26%)? También contienen fibra (7%) y muchos minerales como magnesio, cinc, fósforo, hierro en abundancia, y níquel (que favorece la absorción del hierro) aparte de vitamina E. (No tengo tiempo “pa” más, me tengo que ir).

*********************************************************************

Ahora, hoy (casi  mes después), en clase de SIM, (Sistema de Información de Mercados), y ya con algo más de tiempo sólo quería añadir unas imágenes a esta entrada.

La pregunta es, ¿por qué?, y la respuesta en unas imágenes, que valen más que mil palabras. No te olvides de fijarte en su mirada…

Cerdo infeliz

Cerdo feliz

 

Plástico, veneno lento…

1469012863_705152_1469092578_noticia_fotograma

Seguro que lo que voy a contarte te parece alarmista… Mucha gente no puede llegar a creer que si algo es realmente nocivo, no haya una regulación al respecto. Pero lo cierto es que la regulación (en materia comercial), casi siempre favorece los intereses de los más poderosos, y cuando no es así, ya están los famosos lobbies para encargarse de que así sea. En esta entrada te voy a contar algunas cosas sobre el plástico. No para amargarte el día, sino para que sepas…

El plástico está por todas partes, tiene gran impacto medioambiental, y, lo más importante, consecuencias para la salud. Y algo más, los productos (alimentos y cosméticos), que han estado estado expuestos de alguna manera al plástico, quedan contaminados.

¿Alguna vez has oído eso de que no debes beber de una botella de plástico en verano? Bien, es así exactamente, las botellas de plástico, están compuestas por polímeros, que al someterse a determinada temperatura, (tampoco mucha), se descomponen en monómeros (mucho más pequeños), capaces de ser absorbidos por nuestro cuerpo, y pasar directamente al torrente sanguíneo ¿y qué? pues que son disruptores endocrinos. Te lo cuento más abajo, en el plástico con código 1 (PET), que es en el que están clasificadas las botellas de agua.

Pero… ¿Son todos los plásticos iguales? ¿Son todos los plásticos tóxicos?

No, no todos los plásticos se producen de la misma manera. Esto va a hacer que algunos plásticos sean más dañinos que otros, (digo, porque los que no son tóxicos para nosotros (los menos), al final acaban en el estómago de algún ave hambrienta, o quedan enredados en alguna tortuga u otro incauto e inocente animal) .

Algunos plásticos tienen una tasa de lixiviación (descomposición/disolubilidad), más lentas que otras, y las composiciones químicas de unos plásticos varían respecto a otros (siendo más dañinos o menos).

Para que aprendas a distinguirlos y hacer tu propia selección, fíjate en la imagen de los plásticos utilizados más habitualmente y su código correspondiente. El código es un número que verás normalmente en la base del plástico, rodeado de un triángulo.

indice3Código 1 (PET o PETE): (polietileno tereftalato) (este plástico tiene un riesgo moderado para la salud). Se trata de un plástico fino. Su uso más habitual es para agua embotellada y refrescos.

Este tipo de plástico suele contener BPA. -Ah, claro, el famoso BP… ¿qué? El BPA es un disruptor endocrino, vinculado directamente con el cáncer de mama, de útero; y en cuanto a los embarazos, aumenta la posibilidad de problemas reproductivos, incrementa la tasa de aborto espontáneo, y aumenta los defectos de nacimiento en bebés.

Como te comentaba más arriba, si los recipientes de este material, se encuentran a temperaturas normales, no existe un gran riesgo, pero al ser expuestos al calor (por ejemplo: dejar la botella al sol en la piscina), los polímeros se descomponen en monómeros, y pasan al torrente sanguíneo. Por otro lado, el plástico con el paso del tiempo también se degrada. Así que… reutilizar estas botellas por períodos prolongados, tampoco es recomendable. Y deshacerse de ellas es sumamente contaminante. Lo mejor, una botella tipo termo de código 5 , o una de cristal.

Código 2 (HDPE):  (polietileno de alta densidad) (este plástico tiene un bajo riesgo para la salud)

A diferencia del  PET, es más grueso y opaco. Se utiliza para recipientes de leche, zumos, detergente, champú. Este plástico, sí es seguro para volver a rellenar.

Código 3 (PVC): (cloruro de polivinilo) (este plástico tiene un alto riesgo para la salud)

¡Atención! El PVC se encuentra en casi todo, productos para bebé, juguetes, cortinas de ducha, envases de limpieza.

¿Qué ocurre con el PVC en nuestro organismo? ¿Qué consecuencias tiene?  El PVC contiene ftalatos alteran el sistema endocrino. Ocasiona problemas reproductivos y también defectos de nacimiento.

¿Y el impacto medioambiental? La producción de PVC lanza dioxinas al medio ambiente ¿que qué son las dioxinas? Un cancerígeno.

El PVC, tiene efecto acumulativo y tarda en eliminarse años, muchos años. En los animales también.

Código 4 (LDPE): (polietileno de baja densidad) (este plástico tiene un bajo riesgo para la salud)

¿Para qué tipo de productos se utiliza? Se usa comúnmente para bolsas de plástico, bolsas de envasado…

(de este material en concreto, no he encontrado demasiada información)

Código 5 (PP): (polipropileno) (este plástico tiene un bajo riesgo para la salud)

¿Para qué se utiliza este tipo de plástico? Se suele usar para hacer productos de plástico duro pero que se puede doblar, como pajitas de plástico, envases de yogur, plásticos para almacenar alimentos (no todos, debes asegurarte y mirar el código), vajillas de plástico no desechable. Lo mismo pasa con los biberones los hay de polipropileno, pero tristemente la gran mayoría son de policarbonato, si no te lo crees, entra aquí, o mejor, busca en internet. También encontrarás artículos que te cuentan que la UE ha prohibido el bisfenol a en los biberones. Ya…, ¿y cuándo se aplica esa ley?, ¿y qué pasa con los que ya están en el mercado?, ¿y los biberones fabricados fuera del marco de la CEE? Por su puesto no compres un biberón en un chino…

Número 6 (PS): (poliestireno). Este plástico tiene un alto riesgo para la salud.

¿Dónde encontramos este tipo de plástico? Lo podemos encontrar en sitios bastante comunes como:cubiertos de plástico y vajillas de plástico desechable , y en la espuma de poliestireno (bandejas de alimentos)…

¿Qué consecuencias tienen estos plásticos para la salud? Es muy común que estos plásticos lixivien estireno, una neurotoxina conocida con otros efectos negativos para la salud.

Código 7 (Otros): (este plástico tiene un riesgo dudoso para la salud)

¿Que tipo de productos incluye este código? Por norma general en este grupo gran variedad de plásticos como por ejemplo: Policarbonato, que suele contener BPA (bisfenol a) o BPS (bisfenol s) ambos disruptores endocrinos. Los productos más comunes donde se usa son: biberones, botellas de bebida de deportes, jarras de agua y cubiertos de plástico. Pero también incluye PLA ácido poliláctico, que es biodegradable y sus polímeros registran muy baja toxicidad, se usa en material médico y algunas fibras textiles.

¿Asustada Alucinada Anonadada? 

  • Evita los plásticos con código: 3, 6 y 7.
  • No compres, ni utilices botellas de agua embotellada. 
  • No utilices el microondas con recipientes de plástico.
  • Saca el plástico de tu vida.

La siguiente infografía te ayudará

clasificacion-de-plasticos

Esta entrada es bastante más antigua, pero he querido actualizarla para incluir que hace unas semanas (estamos en mayo del 2016) realicé para Cuerpo Mente una entrevista al Dr. Nicolás Olea, catedrático de Medicina y experto en salud ambiental, que fue portavoz de España para el REACH (Registro de Evaluación y Autorización de Químicos) para Europa. Me contó que él y otros investigadores, llevaban años denunciando la presencia de ftalatos y otros disruptores endocrinos en la mayoría de los productos de uso cotidiano, pero…, que no les hacían caso. Incluso con ironía me dijo : -El lobby que representaba a la industria, no permitió que se avanzara con la petición, y posteriormente debido a la presión que ejercimos, formaron un comité, que para lo único que sirvió fue para retrasar la contestación al grupo de científicos. Aquí os dejo un enlace a otro artículo muy interesante. También podéis buscar información en internet, donde habla de la presencia de tóxicos en plásticos, medio ambiente, cosméticos, alimentos… y un largo etc.

¿Un resumen rápido?

Tipo 1
PET (Polietileno Tereftalato): EVITAR
Comúnmente encontrado en:
botellas de refrescos, botellas de agua, botellas de aceite de cocina.
RIESGOS:
Puede desprender antimonio y los ftalatos.

Tipo 2
HDPE (Polietileno de Alta Densidad): SEGURO
Comúnmente encontrado en:
galones de leche, bolsas de plástico, envases de yogurt.

Tipo 3
PVC (Policloruro de Vinilo, Vinilo): EVITAR
Comúnmente encontrado en:
Botellas de condimentos, film transparente, anillos de dentición, juguetes, cortinas de baño
. RIESGOS: Desprenden plomo y ftalatos, entre otras cosas. También pueden emitir gases de productos químicos tóxicos.

Tipo 4
LDPE (Polietileno de Baja Densidad): SEGURO
Comúnmente encontrado en:
Las bolsas de los supermercados para llevar frutas y verduras y contenedores de alimentos.

Tipo 5
PP (Polipropileno): SEGURO
Comúnmente encontrado en:
tapones de botellas, plásticos para almacenar alimentos, (no todos, debes asegurarte y mirar el código), vajillas de plástico no desechable.

Tipo 6
PS (Poliestireno, también conocido como espuma de poliestireno): EVITAR
Comunmente encontrado en:
bandejas de carne, utensilios de espuma como vasos y platos desechables utilizados en fiestas. RIESGOS: Pueden desprender cancerígenos y alquilfenoles estrogénicos.

Tipo 7
Otros:
Este código es dudoso. ¿EVITAR? Pueden utilizar tanto policarbonatos como PLA (ácido poliláctico) ya que pueden ser muy duraderos y resistentes a altas temperaturas ocasionando una menor lixiviación. RIESGOS: Puede contener bisfenol a y/o bisfenol s, ambos disruptores endocrinos.

Moda ética y sostenible

textil4

Es probable que alguna prenda que llevas puesta ahora mismo contenga sustancias que perjudican tu salud. Da igual si es cara o barata, si es de una marca conocida o es de mercadillo. Puede contener compuestos como el nonilfenol etoxilado y los ftalatos que alteran el sistema hormonal y que pueden estar en el inicio del desarrollo de cánceres y otras enfermedades.

En la ropa para niños. Según la investigación de Greenpeace «Pequeños monstruos en tu ropa», que en 2014 analizó hasta 82 prendas infantiles (camisetas, zapatos, bañadores…), la mayoría contiene agentes químicos peligrosos. Un 94% de las prendas con dibujos impresos contiene ftalatos y, el 61%, nonilfenoles.

Prendas deportivas e insanas. El calzado y la ropa o los sacos de dormir impermeables, muy usados por los deportistas que no temen al mal tiempo, están llenas de perfluorados, unos compuestos que perjudican al hígado y alteran los sistemas reproductivo y hormonal. Por otro lado estas sustancias permanecen como contaminantes en el medio ambiente durante muchos años.

Ensucian el entorno. Además de los efectos negativos sobre la salud, la industria textil y de la moda causa un gran impacto ambiental durante la producción y transformación de las materias primas. Por ejemplo, para obtener algodón se emplean cantidades enormes de pesticidas perjudiciales (7 de los 15 pesticidas más utilizados en los cultivos de algodón son posibles o conocidos agentes cancerígenos). Las fibras sintéticas, por su parte, proceden de la contaminante industria del petróleo. Las telas artificiales tienen a su vez una escasa capacidad para permitir la transpiración y producen reacciones alérgicas. Alrededor de un 10% de la población sufre alergia a algún tipo de fibra sintética.

Tejidos Moda Etica

Derechos humanos y animales

Explotación y sufrimiento. Las industrias textiles también son las mayores empleadoras de mano de obra infantil o adulta en condiciones injustas y, en el caso de las materias primas de origen animal, están relacionadas con el sufrimiento y la muerte innecesaria de seres vivos.

El problema del cuero. China e India son los principales productores mundiales de cuero, que a menudo se obtiene y se trata sin respeto a los derechos de los animales y causando un gran impacto en la naturaleza. El curtido es un proceso muy contaminante: se utilizan alrededor de 500kilos de productos químicos (cromo y otros metales pesados, ftalatos, etc.) para el procesamiento de una tonelada de cuero crudo y un 85%, si no se trata adecuadamente, acaba vertiéndose en el entorno.

Prendas limpias y éticas

No es necesario que te deshagas de tu chaqueta de cuero, tu bolso o tus botas… No tiene mucho sentido que hagas eso, porque de todos modos deberás volver a comprar otros y aunque sea de material vegetal o sintético, se genera un consumo innecesario (por mínimo que sea). Se trata de que de que tengas información y seas consciente de qué consecuencias tiene comprar textil de origen animal, para que la próxima vez que necesites alguna prenda, puedas decidir qué adquieres. Cada vez que se compra se genera demanda; se pone en marcha una cadena de producción, y se refuerza el mercado que lo produce. Por eso cada elección que hacemos importa. No pretendo catequizar a nadie. Yo me tapo con un edredón de plumas que tengo desde hace más de diez años. Tirarlo para mí no tiene sentido, pero no volvería a comprar plumas.

Empresas comprometidas. La Pasarela Detox («Detox Catwalk», en internet) es una campaña permanente de Greenpeace que sigue el compromiso de las empresas con la eliminación de las sustancias tóxicas de las prendas. 17 empresas ya han realizado acciones en este sentido. En la Pasarela Detox se puede investigar el comportamiento de las principales marcas.

Sin tóxicos

Fibras ecológicas. Las fibras vegetales (algodón, lino, cáñamo, bambú) de producción ecológica, que evita el uso de sustancias tóxicas, permiten confeccionar todo tipo de prendas de calidad. La certificación GOTS (Global Organic Textil Standard) es la principal garantía a nivel internacional de que se han respetado los métodos ecológicos en todas las fases deproducción. Asegura, incluso, que se han cumplido unos criterios sociales mínimos. En el caso de la lana, también asegura que la esquila ha sido respetuosa. Otras certificaciones son la IVN Best Naturtextil y la menos exigente «flor ecológica» europea.

A partir de la celulosa. Las fibras obtenidas de la madera se presentan a menudo como naturales y ecológicas, pero no son todas iguales. Para obtener rayón y viscosa se usan disolventes contaminantes. En cambio, el lyocell es de producción más limpia.

El hallazgo del Piñatex. Carmen Hinojosa conoce bien los problemas ambientales de la industria del cuero, pues trabajaba en ella, en Filipinas. Allí vio que en los trajes tradicionales se utilizaban hojas de piña y se le ocurrió investigar las posibilidades de esta planta. El resultado ha sido una nueva fibra, Piñatex, con un aspecto y propiedades similares al cuero, y sirve para crear zapatos, chaquetas o bolsos. Grandes empresas se han interesado por este nuevo material. Fruitleather, que se obtiene de la fruta desechada en los mercados, es otra alternativa desarrollada por estudiantes de Rotterdam.

Estilo de vida

Además de conocer los materiales y las empresas que ofrecen los productos más sostenibles y éticos, podemos incorporar ciertos hábitos.

Recurre a la segunda mano. La ropa usada siempre es más sostenible. Puedes encontrarla en tiendas de ONG, mercadillos, negocios vintage y aplicaciones digitales de trueque. La ropa que no uses puedes intercambiarla o regalarla.

Hazlo tú mismo. En revistas e internet encontrarás tutoriales para confeccionar tu propia ropa y vestir tu moda. Recuerda que la ropa también se puede arreglar cuando se rompe o se cambia de talla.

Compra reciclado. Si consideras que la mejor opción es una prenda de material sintético, derivado del petróleo, elige marcas que recurran al reciclaje para reducir su impacto ambiental. Algunas firmas fabrican zapatos veganos o bolsos sintéticos con polímeros procedentes del reciclaje de botellas de plástico.

No olvides el Comercio Justo. Las tiendas físicas y virtuales de ONG como Setem o Intermón ofrecen productos fabricados por cooperativas en condiciones dignas y con métodos ambientalmente limpios.

Publicado por Lorena OH Alcázar en Cuerpo Mente.

Chalk paint DIY (pintura de tiza)

blog_reparalia_chalk_paint_pintura_pizarra_tiza_paredes_muebles_casa_pintores_profesionales

¿Te gusta reciclar cosas viejas? ¿Te gusta la decoración? ¿Te gusta el estilo vintage? Si te gusta la decoración DIY ya habrás oído hablar de la pintura tipo chalk paint (o pintura a la tiza).

La característica principal de la pintura de tiza o chalk paint es su capacidad para fijarse sobre cualquier superficie. Cubre perfectamente madera (también melamina), cristal, metal, o incluso tela… Y no necesita preparar antes el mueble para que absorba la pintura. Esto es una gran ventaja, especialmente cuando queremos restaurar o renovar un mueble usado o un viejo bote de crista  o metal.

La pintura chalk paint, es una pintura acrílica a la tiza, que proporciona una gran cobertura, ya que es muy densa y al secarse queda prácticamente opaca. Proporciona un acabado satinado y sedoso con apariencia empolvada, por lo que es ideal para dar a los muebles un aire vintage o shabby chic.

Te resultará muy práctica porque:

  • Es acrílica (con base de agua), no e tóxica y es inodora.
  • Se puede teñir con pigmentos acrílicos o mezclar diferentes colores.
  • No crea una película plástica, por lo que si la aplicas sobre madera, esta respira, y la pintura no se levanta ni se cuartea.
  • No necesitas decapar ni aplicar imprimación sobre superficies ya pintadas.

Como ves es una pintura muy versátil, el problema es que es bastante cara, por eso te voy a enseñar cómo fabricar tu propia pintura a la tiza (chalk paint).

Chalk paint con base de escayola: muy económica y muy buen acabado

La escayola es muy económica y se puede encontrar fácilmente en tiendas de bricolaje. Su aspecto es mate y su textura es bastante uniforme. Conseguirás una cobertura total después de dos capas de pintura. Su acabado es mate y suave. Se puede conservar unos días, aunque habría que añadirle un poco de agua a la mezcla, ya que la escayola solidifica.

Ingredientes:

  • 3 partes de pintura acrílica o látex plástico vinílico.
  • 1 parte de escayola.
  • 1 parte de agua.
  • Pigmento acrílico o (DIY).

Elaboración:

  • 1 mezclar todos los ingredientes en un recipiente.
  • 2 añadir agua templada hasta conseguir la textura de pintura deseada.
  • 3 el pigmento añadirlo al final.

Chalk paint con base de lechada (borada): muy económica y buen acabado

La lechada (borada) es fácil de encontrar, por ejemplo en Leroy Merlin, conste que no estoy haciendo publicidad, (igual debería pasarles un cánon…). La lechada es una especie de mortero de grano muy fino que se usa en albañilería, tiene una buena durabilidad y su textura una vez seca es muy parecida al chalk paint comprado.

Inconveniente, que se seca bastante rápido mientras la estás usando y es complicada de almacenar. Por eso si utilizas esta receta, mejor prepara sólo la cantidad que vayas a usar en el momento, y ten una jarra de agua a mano para ir añadiendo un poco a la mezcla si ves que se reseca la pintura.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de borada
  • 1 taza de pintura acrílica
  • 2 cucharadas de agua
  • Pigmento acrílico o (DIY)

Elaboración:

  1. Añade la borada a la pintura y remueve bien hasta que no queden grumos (ayúdate de una batidora).
  2. Puedes pintar directamente o añadir un poco de agua si queda muy espesa.
  3. Ten en cuenta que la pintura empieza a endurecer una vez mezclada, por lo que le tendrás que ir añadiendo agua mientras vas pintando. No podrá estar mucho rato al aire libre ni almacenarse.

Chalk paint con base de carbonato cálcico: práctica y buenos resultados

Tiene una consistencia perfecta, se mezcla con facilidad y proporciona un resultado suave y aterciopelado, sin nada que envidiar a la pintura comprada, además si no lo utilizas toda la puedes almacenar para otra ociasión. Aunque el carbonato cálcico es algo más caro, y más complicado de encontrar.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de carbonato de calcio
  • 1 cucharada de agua
  • 1 taza de pintura acrílica
  • Pigmento acrílico o (DIY)

Elaboración:

  1. Añade el carbonato cálcico y el agua a la pintura acrílica y remueve hasta que no queden grumos.
  2. Listo, a pintar.

Chalk paint con base de harina de maíz: económica, resultados aceptables.

Tiene una consistencia bastante aceptable y la harina de maíz es fácil de encontrar.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de harina de maíz
  • 1 cucharada de agua
  • 1 taza de pintura acrílica
  • Pigmento acrílico o (DIY)

Elaboración:

  1. Añade el maíz y el agua a la pintura acrílica, y remueve hasta que no queden grumos.
  2. Listo, a pintar.

Como ves, es muy fácil. ¡Anímate a transformar tus muebles con chalk paint casero!

En todas las recetas, has leído que se puede utilizar pigmento acrílico (comprado) o pigmento (DIY) ¿Y qué es eso de pigmento DIY? Aquí viene la juerga… Seguro que en tu casa tienes alguna sombra de ojos o colorete que no usas, pero por alguna extraña razón sigue en el cajón del baño. Pues puedes machacarla en el mortero y añadir como pigmento a la pintura, aunque no lo creas, esas sombras de ojos chinescas, con efecto purpurina o perlado, quedan genial en la pintura chalk paint. También puedes machacar una tiza de color y añadir el polvo a la mezcla. Si no tienes en casa ninguna de estás cosas para reciclar, puedes optar por el pigmento acrílico y listo! Echa poquito y vas viendo el tono que adquiere, ya que la gracia del chalk paint son los tonos pastel.

Recuerda reciclar tu ropa siempre que puedas.

Limón ¿alcalino o ácido?

descarga-1

Seguramente ya sabrás que el limón, es excelente para alcalinizar tu cuerpo, y, seguramente también sabrás, que el motivo para querer volver tu cuerpo más alcalino, es que un cuerpo ácido (molestias digestivas a parte), es mucho más propenso a la proliferación de bacterias y algunas enfermedades… ¿No lo sabías? Pues este artículo te interesa.

Nuestro cuerpo por diversas razones, (la más recurrente es la alimentación), ve alterado su equilibrio natural. Los polos oscilan entre alcalino ← equilibrio → ácido. ¿Pero entonces, si ácido es malo, y equilibrado es bueno, ¿por qué alcalinizar? Lo ideal es mantener nuestro cuerpo, en un PH equilibrado o neutral (7.30/7.45), ni muy ácido, ni muy alcalino, (mejor ligeramente alcalino), pero el problema es que es mucho más común que el cuerpo se vuelva ácido debido a la alimentación acidificante. El 80% de las costumbres alimenticias más extendidas, son acidificantes (carnes, leche y sus derivados, bebidas con gas, harinas refinadas, frituras, alcohol y café). Esto acarrea que al volverse más ácido el cuerpo, se convierta en el hospedador perfecto de hongos y otras enfermedades. ¿Cáncer? Sí. ¿Asusta la palabra? El cáncer es una de las enfermedades que prolifera y sobrevive en entornos ácidos. Pero no te asustes, porque la buena noticia, es que hay algo que puedes hacer, y lo puedes hacer antes, durante y después.

descarga-1

Lo primero que te voy a contar es sobre el limón. El limón es un alimento muy alcalinizante. Algo tan sencillo como preparar un agüita de limón por la mañana, e incluso mejor por la noche, que es cuando el cuerpo más trabaja, es sumamente efectivo. Peeero, hay algo que debes saber y, que la mayoría de la gente pasa por alto. Lee atentamente porque es importante: el limón se oxida. ¿Y esto qué quiere decir? Pues que no vale exprimir el limón, echarlo en la jarra de agua y dejarlo en la nevera para beber a lo largo del día. Eso está bien para refrescar en verano, pero no con fines terapéuticos. Si lo que estás buscando es alcalinizar tu cuerpo, no hagas esto, porque el limón cuando se oxida, no sólo no alcaliniza, sino que que ¡acidifica! ¿Entonces?

Lo que tienes que hacer, es: exprimir tu limón, entero, nada de guardar medio en la nevera para otro momento, (también se oxida) *(1), y echarlo en un vaso de agua que beberás inmediatamente. Así de sencillo. Esto es lo que alcaliniza tu cuerpo. Puedes hacerlo durante un mes y luego, descansar. Recuerda, exprimir y beber, insisto en esto porque, en la red encontrarás multitud de artículos que dicen que el limón no se oxida…  El limón es uno de los pocos alimentos que es aniónico *(2) (carga negativa) (alcalino), pero esto sólo se aplica a los limones frescos, después de aproximadamente media hora de quedar expuesto al aire (oxidación) el jugo de limón se convierte en catiónico (carga positiva) (ácido).

¿Pero qué raro? ¿Por qué el limón me alcaliniza, si es ácido?

No es lo mismo la reacción química de un alimento fuera que dentro del organismo. Cuando el alimento se metaboliza, puede generar una reacción totalmente distinta a su condición original. Esto es lo que ocurre con el limón, o por ejemplo también con la miel, o la canela. Ambos tienen un ph ácido, pero una vez dentro del organismo provocan una reacción alcalina. Es un alimento ácido, pero de reacción alcalina. En resumidas cuentas, para que cumpla su función, debes tomarlo fresco y rápido, y él ya reaccionará dentro de ti. Pero además de saber lo que el limón puede hacer por ti, quizá te interese conocer otros alimentos y su clasificación.

En la siguiente imagen verás una infografía bastante completa de alimentos ácidos y alcalinos.

tabla-alimentos-alcalinizantes-lorena

¿Te interesa saber el mecanismo de acidificación de nuestro cuerpo, o la diferencia entre alimentos ácidos, o de reacción ácida? ¡Vente!

*(1) El limón aunque es un alimento antioxidante de otros alimentos y organismos, también se oxida. Obvio que su cualidad antioxidante y alcalinizante lo hace más resistente a la oxidación, pero esto no significa que no ocurra.  Si dejas medio limón cortado o semi-exprimido aún te durará, porque no todas las celdas se han roto para dar jugo. Pero no es lo mismo usar medio limón ya cortado, para suavizar las manos o blanquear las uñas, que usarlo con efecto terapéutico. Por eso para alcalinizar se debe tomar inmediatamente.

*(2) El ion tiene carga negativa. Esta propiedad tiene un gran beneficio sobre nuestra salud, pues el efecto entre cationes (carga positiva) (resto de alimentos) y aniones (carga negativa) (limón) produce más energía.

Cuerpo alcalino=salud

wallpaper-756045

Es poco conocido el significado de alcalinidad, como concepto opuesto a acidez. Incluso este término se interpreta en forma muy limitada, asociado sobre todo al clásico ardor estomacal. Sin embargo, no es exagerado afirmar que la adecuada comprensión -y la posterior corrección- de la acidificación orgánica, serviría para resolver la mayor parte de los grandes problemas que afectan a la salud pública.

Estos conceptos han sido científicamente demostrados por grandes investigadores de nuestro siglo y utilizados desde tiempos remotos en la medicina oriental. Para comenzar, conviene explicar lo que significa acidez y alcalinidad. Estos dos términos responden a la forma de clasificar la reacción de cualquier elemento, sobre todo en medios líquidos.

El grado de acidez o alcalinidad se mide a través de una escala de pH (potencial de hidrógeno), que va de 0 (extremo ácido) a 14 (extremo alcalino), ubicándose en el centro (7) el valor neutro. Es decir, que entre 0 y 7 tenemos valores de acidez y de 7 a 14, de alcalinidad. Esto no quiere decir que lo ácido sea “malo” y lo alcalino “bueno”, dado que ambos se necesitan y se complementan en las reacciones químicas. Por ello se habla de equilibrio o balance.

Lo que es en la sangre, es en la célula.

Dado que la química corporal genera infinidad de reacciones y exigencias específicas, intentaremos comprender aquí cómo funciona el mecanismo base del equilibrio ácido-alcalino a nivel celular. Los trillones de células que componen nuestro organismo, necesitan alimentarse, eliminar residuos y renovarse constantemente.

A fin de satisfacer esta exigencia vital, la sangre cumple dos funciones esenciales para el correcto funcionamiento celular: llevar nutrientes (sobre todo oxígeno) y retirar los residuos tóxicos que genera la transformación (metabolismo) de dichos nutrientes.

A nivel celular se produce una especie de combustión interna, que libera calor corporal. Los residuos que se originan en este proceso de combustión, son de naturaleza ácida y deben ser evacuados del organismo mediante la sangre, a través de las vías naturales de eliminación (hígado, riñones, pulmones, piel).

En este contexto vuelve a tomar importancia la cuestión enzimática, pues las enzimas son esenciales para “detonar” dicha combustión y además de la temperatura, también son sensibles a la variación del pH. Por ejemplo, hemos visto que las amilasas digestivas pueden actuar sobre los almidones en un medio alcalino (saliva) y son inhibidas por un medio ácido (secreciones estomacales).

Para permitir una eficaz combustión celular, y por otra gran cantidad de razones fisiológicas, el plasma sanguíneo debe mantener a ultranza un ligero nivel de alcalinidad. El pH de la sangre puede oscilar en un estrecho margen: entre 7,35 y 7,45.

Al transgredir estos límites, la sangre pierde capacidad de almacenar oxígeno en los glóbulos rojos y también pierde eficiencia en la tarea de eliminación de los residuos celulares. En pocas palabras, la sangre no nutre y no limpia las células, génesis profunda de cualquier enfermedad. Para dar una idea del estrecho margen de maniobra del pH sanguíneo, digamos que al descender de 7 se produce el coma diabético y la muerte. ¡Ojo! no confundir el pH de la sangre que el pH de la orina. La acidez del cuerpo se mide en la orina, la acidez de la sangre con otros mecanismos más sofisticados.

Cuando se incrementa el nivel de acidez en el cuerpo, la acidez sanguínea aumenta también, varios mecanismos buscan restablecer este equilibrio vital. En todos los casos se requiere la suficiente presencia de bases (álcalis) que neutralicen los ácidos. O sea que un eficiente metabolismo celular exige un constante flujo de sustancias alcalinas, con el fin de poder neutralizar los ácidos provenientes del alimento y del metabolismo celular.

En primera instancia, y como mecanismo más simple, la sangre debe obtener suficientes bases de los alimentos. En caso de carencia (tanto por exceso de ácidos circulantes como por deficiencia nutricional de bases), la sangre echa mano a dos mecanismos de emergencia para preservar su equilibrio. Uno consiste en derivar ácidos, depositándolos en los tejidos a la espera de un mayor aporte alcalino. Esto genera (reuma, problemas circulatorios, afecciones de piel, etc).

El otro mecanismo es recurrir a su reserva alcalina: las bases minerales (calcio, magnesio, potasio) depositadas en huesosdientes, articulaciones, uñas y cabellos. De este modo, la sangre se convierte en un “saqueador” de la estructura orgánica, con el único objetivo de restablecer el vital equilibrio que permite sostener el correcto funcionamiento orgánico.

Esta lógica funcional es la homeostasis orgánica, que significa “mantener la vida generando el menor daño posible”. Para el organismo, una menor densidad ósea no significa peligro para la vida, pero sí un pH ácido en la sangre. Así funciona el mecanismo de la descalcificación y la desmineralización.

Los huesos ceden calcio en forma de sales alcalinas, se hacen frágiles y hay osteoporosis; las piezas dentales se fisuran con facilidad y surgen caries; las uñas muestran manchas blancas y se tornan quebradizas; las articulaciones degeneran y hay artrosis; el cabello se debilita y se cae; se advierten lesiones en las mucosas, piel seca, anemia, debilidad, problemas digestivos, afecciones de vías respiratorias, infecciones, sensación de frío, etc.

acidificacion-25

Normalmente no se asocian estos síntomas con la acidez. Un ejemplo es la osteoporosis, clásica enfermedad de acidificación. Sin embargo se la combate inadecuadamente con alimentos (lácteos) que, por su aporte ácido, agravan el problema. El sentido común nos indica que frente a osteoporosis y anemia, lo correcto es atacar la causa profunda del problema: alcalinizar el organismo para neutralizar su acidez.

De lo visto, podemos concluir que para permitir el normal trabajo de la sangre y las células, debemos ser cuidadosos en el aporte que realizamos a nuestro cuerpo a través de los alimentos que ingerimos. Por un lado tratando de evitar alimentos y situaciones acidificantes, y por otro incrementando la provisión de bases a través de una mayor ingesta de alimentos alcalinizantes. Todo esto complementado por un buen aporte de oxígeno, a través del necesario movimiento, y un correcto funcionamiento de los órganos depurativos encargados de eliminar los ácidos.

tabla-ph-alimentos-1

Alcalinizantes y acidificantes

Primero veamos qué se entiende por alimentos acidificantes y alcalinizantes. Nuestros nutrientes (como todos los elementos de la naturaleza) tienen distintos grados de acidez o alcalinidad. El agua destilada es neutra y tiene un pH 7. Básicamente todas las frutas y verduras resultan alcalinizantes. Si bien la fruta tiene un pH bajo (o sea que resulta ácida), debemos evitar una generalizada confusión: no es lo mismo la reacción química de un alimento fuera que dentro del organismo.

Cuando el alimento se metaboliza, puede generar una reacción totalmente distinta a su característica original. Es el caso del limón o de la miel. Ambos tienen pH ácido, pero una vez dentro del organismo provocan una reacción alcalina. Distinto es el caso de las células animales. Tanto la desintegración de nuestras propias células como la metabolización de productos de origen animal, dejan siempre un residuo tóxico y ácido que debe ser neutralizado por la sangre.

Así vemos la diferencia básica entre un alimento de reacción ácida (que obliga a robar bases del organismo para ser neutralizado) y un alimento de reacción alcalina (que aporta bases para neutralizar excesos de acidez provocados por otros alimentos o por los propios desechos orgánicos del cuerpo).

A fin de servir como referencia didáctica, veamos la tabla que expresa en grados de acidez o alcalinidad, la reacción metabólica de ciertos alimentos en el organismo humano. Esta información es muy interesante a título orientativo, pues nos permite comprender cómo funcionan ciertos alimentos en nuestro cuerpo.

También los minerales juegan un rol importante en el comportamiento acidificante o alcalinizante de los alimentos y ello nos permite hacer una elección más consciente. Por lo general resultan acidificantes aquellos alimentos que poseen un alto contenido de azufre, fósforo y cloro. En cambio son alcalinizantes aquellos que contienen buena dosis de calcio, magnesio, sodio y potasio.

En general los cereales generan desechos ácidos al ser metabolizados: ácido sulfúrico, fosfórico y clorhídrico. Esto resulta más marcado en el trigo y el maíz (los indígenas americanos remojaban el maíz en agua de cal). El mayor contenido en minerales alcalinos hace que otros cereales resulten más alcalinizantes: mijo, cebada, quínoa, trigo sarraceno. El arroz integral es considerado como neutro en la dietética oriental.

Por su parte las legumbres y las semillas son ligeramente acidificantes por su contenido proteico, aunque no todos por igual, con excepciones como las almendras y los porotos blancos, aduki y negros. Los lácteos son elementos acidificantes, aunque la leche fresca sin pasteurizar sea ligeramente alcalina. La pasteurización acidifica la leche y por tanto a todos sus derivados.

Mientras la dietología clásica y la ciencia de la alimentación no dan importancia o ignoran totalmente esta distinción, en una nutrición depurativa es muy importante conocer la reacción de los alimentos. Además, es importante manejar otros aspectos que tienen que ver con la preparación misma de las comidas.

Por ejemplo: se ha demostrado que un 40-60% de los elementos minerales y un 95% de las vitaminas y bases se pierden en el agua de cocción de las verduras. Resulta entonces que el alto contenido básico que poseen las verduras -y que resulta tan útil para el equilibrio sanguíneo- se desvaloriza. Incluso las verduras llegan a presentar naturaleza ácida cuando se tira el agua de cocción.

De allí la importancia del sistema oriental de cocer las verduras al vapor en cestas de acero o bambú, o sea, sin que estén en contacto directo con el agua. También comprendemos el alto valor terapéutico de los caldos, que conservan todo el contenido alcalino de las verduras y que resultan tan reparadores en enfermos y convalecientes.

Lamentablemente la acidosis (disminución de la reserva alcalina en la sangre) se está convirtiendo en una enfermedad social que provoca grandes problemas y que generalmente no se diagnostica. Sin embargo nadie se preocupa por advertir sobre el problema. Por el contrario, el bombardeo publicitario incita al consumo masivo de productos industriales, que resultan altamente acidificantes.

Dejemos de lado (por lo obvio) carnes y hamburguesas, que muchas personas logran disminuir o evitar. Gaseosas basadas en azúcares refinados y compuestos acidulantes; bebidas alcohólicas, alimentos elaborados con cereales, grasas y azúcares refinados; lácteos industrializados y especialmente quesos; aditivos alimentarios, conservantes… forman un coctel explosivo que se ingiere los 365 días del año, varias veces por día y en grandes cantidades.

Ácidos buenos y malos

Claro que no todos los ácidos son malos. En nuestros alimentos hay ácidos beneficiosos y otros perjudiciales. Entre los beneficiosos podemos citar a los frutales. El caso de los ácidos: cítrico, málico, tartárico, fumárico, etc. Estos ácidos orgánicos débiles, una vez metabolizados en el organismo se combinan con minerales (sodio, calcio, potasio) y dan lugar a sales mineralescarbonatos y citratos (elementos que tienen la capacidad de fluidificar y alcalinizar la sangre) o bien se oxidan en la sangre y son eliminados del organismo como anhídrido carbónico, activando la ventilación pulmonar.

He aquí la explicación del benéfico efecto del limón, cuyo jugo ácido es utilizado para la hiperacidez de estómago. Otro ácido interesante es el láctico (fermentos), de benéfico efecto sobre el equilibrio de la flora intestinal.

Definitivamente nefastas para el organismo resultan las ácidas bebidas gaseosas, hoy omnipresentes en la cotidianeidad alimentaria. Los azúcares de por sí generan ácidos en su proceso metabólico (ácido acético). A ello se agregan los aditivos acidulantes (ácido fosfórico pH 2,8) y el ácido carbónico, generándose un coctel dañino, que se potencia con los grandes volúmenes de consumo diario.

Párrafo aparte para los ácidos presentes en carnes, embutidos y lácteos (úrico, butírico, nítrico, sulfúrico). Como decíamos al principio, toda desintegración de células animales -de nuestro propio cuerpo o de alimentos animales- deja un residuo tóxico y ácido. Estos residuos, además de consumir bases para poder ser neutralizados en la sangre, deben ser luego eliminados del organismo.

En la juventud, el buen funcionamiento de los órganos de eliminación (principalmente riñones y piel), hacen que los ácidos sean eliminados satisfactoriamente. Pero con el paso del tiempo, al acentuarse los efectos nocivos de la acidificación en el organismo, estos órganos pierden eficiencia. Al no poder ser eliminados del organismo, el ácido úrico y otros residuos metabólicos de naturaleza ácida, son retenidos fundamentalmente por el tejido conjuntivo, así como por los huesos y cartílagos del cuerpo, con el objetivo de retirarlos del flujo sanguíneo y poderlos eliminar más adelante.

Esto sirve de origen a dolencias tales como: artritis, artrosis, reumatismo, fibromialgia, enfermedades del corazón, de los nervios, ciática, alergias, eccemas, herpes, urticaria, asma, nefritis, hepatitis, cálculos, arteriosclerosis y un estado de enfermedad latente pronto a manifestarse.

Las consecuencias que tiene para la salud una acumulación persistente de residuos (que el organismo debería eliminar y no puede), son funestas. Según la naturaleza de cada persona, comenzarán a presentarse a corto plazo los primeros síntomas de la enfermedad (signos de alarma), que variarán según cuales sean los tejidos u órganos afectados.

otto-warburg-sangre1

“La falta de oxígeno y la acidez son dos caras de la misma moneda: si una persona tiene uno, también tiene el otro. Si una persona tiene exceso de acidez, automáticamente tendrá una falta de oxígeno en su sistema. Las sustancias ácidas rechazan el oxígeno, a diferencia de las alcalinas que lo atraen. Un ambiente ácido es un entorno sin oxígeno”. Otto Heinrich Warburg, Premio Nobel por descubrir la causa del cáncer

“Al privar a una célula del 35% de su oxígeno durante 48 horas, se puede convertir en un cáncer. Otto Heinrich Warburg

Todas las células normales tienen una necesidad absoluta de oxígeno, mientras que las células cancerosas pueden vivir sin él (una regla sin excepciones)… Los tejidos tumorales son ácidos, mientras que los tejidos sanos son alcalinos.” En su obra ‘El metabolismo de los tumores’, Otto mostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis de la sangre y la hipoxia (falta de oxígeno).

f5e06-imagen-politica-efemerides-otto-heinrich-warburg

Una alimentación pobre en bases entorpece el normal proceso de combustión en los tejidos celulares, dando lugar a la formación de estos residuos de naturaleza ácida, muchos de los cuales no pueden ser eliminados por la orina. Aportando una alimentación rica en bases y/o disminuyendo el contenido proteico, posibilitamos una eliminación masiva de estos desechos, depurando así el organismo.

Todo esto nos permite comprender que aún una dieta que excluya la carne (vegetariana) puede no ser ideal y puede resultar acidificante si se consumen en exceso: huevos, quesos, legumbres, oleaginosas, cereales refinados, café, té, chocolate, gaseosas y azúcar blanca. En una clásica expresión que oímos de mucha gente, se puede advertir este involuntario pero grave error de concepto. “Pero si como sano; no como carne; como acelga hervida, un poco de queso, fideos, tomo té negro con galletitas y mermelada…” ¡¡¡O sea, todos alimentos acidificantes!!!

Para finalizar, debemos considerar otros perjudiciales ácidos no alimentarios, presentes en nuestra jornada cotidiana y que colaboran con la acidificación corporal. Nos referimos al ácido nicotínico del tabaco, el ácido acetilsalicílico de los analgésicos, el ácido clorhídrico que genera el estrés y los ácidos provenientes del esmog y la contaminación ambiental. También debemos tener en cuenta los ácidos generados en la incorrecta función intestinal, a raíz de los procesos de putrefacción y fermentación.

Acidez, enzimas y vitaminas

Ya hemos visto la importancia de la actividad enzimática. Además de la temperatura, el pH es otro de los enemigos de la correcta función de las enzimas. Las enzimas que actúan sobre hidratos de carbono y lípidos, requieren un ambiente alcalino para funcionar correctamente. Por ello su acción se interrumpe en presencia de las ácidas secreciones estomacales, que en cambio permiten el trabajo de las proteasas sobre las estructuras proteicas.

En este sentido, resulta clave la adecuada secreción biliar para restablecer la alcalinidad del bolo alimentario en el intestino delgado, donde amilasas y lipasas deben completar su tarea digestiva sobre carbohidratos y grasas. Al igual que las enzimas, las vitaminas son también sensibles a las variaciones de pH, o sea a los distintos grados de acidez o alcalinidad presentes en el medio donde deben actuar.

Todo esto nos lleva a una mayor valoración de la importancia que tiene el correcto equilibrio fisiológico del pH en nuestros fluidos corporales, sobre todo sangre, linfa y líquido intracelular. Es allí donde se generan las condiciones para que enzimas y vitaminas puedan cumplir su cometido específico. Muchas veces las carencias se intentan resolver con el aporte de suplementos, que más allá de la dudosa eficacia de la síntesis química, no podrán actuar en un medio incorrecto desde el punto de vista del pH.

Alimentación alcalina

Ante todo debemos hacer del comer, un acto plenamente consciente. El estrés, las obligaciones y las tensiones, han provocado la transformación de nuestra nutrición en algo mecánico o apenas placentero. Nuestros problemas de salud -que todos arrastramos, como consecuencia de años de errores- nos deben servir como incentivo para comenzar a modificar nuestros hábitos, prestando atención a qué y cómo comemos.

Tampoco es cuestión de caer en el extremo de andar contabilizando y estudiando cada cosa que llevamos a la boca. Pero sí comenzar a concientizarnos para mejorar la calidad de nuestra nutrición y en definitiva la calidad de vida. Atender al equilibrio ácido-básico de nuestro organismo nos permitirá eliminar una gran cantidad de síntomas, muchos de los cuales ya los consideramos normales, de tanto convivir con ellos.

El éxito del cambio de actitud se basa en el gradualismo. Teniendo noción sobre qué alimentos son acidificantes y cuáles alcalinizantes, podemos comenzar a modificar la ecuación de nuestra ingesta diaria. Proponerse inicialmente un 2 a 1 (dos partes de alcalinizantes por cada parte de acidificantes) para luego llegar a un óptimo 4 a 1.

No debemos tener miedo a exagerar con los alimentos alcalinizantes. Ya vimos que el problema está dado por el exceso de ácidos. De haber exceso de bases -cosa muy poco probable en organismos recargados de desechos- hay siempre en la sangre grandes cantidades de anhídrido carbónico para neutralizarlas.

También es importante que cada persona adecue la alimentación a su realidad corporal, social y laboral. Las personas nerviosas, delgadas, friolentas, alérgicas, con dolores articulares, neuralgias, con tendencias a caries, cálculos u osteoporosis; obviamente tendrán mayor urgencia y necesidad de alcalinización. Así como no todos somos iguales, tampoco todas las épocas del año exigen los mismos nutrientes.

Lo importante es basarnos en el abundante consumo de frutas (de estación y bien maduras) y verduras (preferentemente crudas, cocinadas al vapor o consumidas con su agua de cocción en forma de sopas). Hacer mucho uso de repollo blanco (crudo), zanahoria, apio, papa, batata, nabos, hojas de ensalada, berenjenas, pepino y tomate. Las algas, por ser verduras marinas, corresponden a este grupo y son muy alcalinizantes debido a su riqueza en minerales básicos (magnesio, calcio, sodio, potasio). Entre las frutas, usar: limón, caqui, cereza, manzana, melón, sandía, naranja, mandarina, pomelo, damasco, ananá, banana, durazno, pera, arándano y uva.

5-alimnetos-altamente-alcalinos

Demás está decir lo importante que es consumir frutas y verduras de cultivo natural, o bien silvestres, dada la mayor acidez que generan los cultivos industriales. Esto puede parecer difícil en las grandes ciudades, pero es bueno insistir en la búsqueda de productores orgánicos que están apareciendo en los cinturones verdes de las urbes.

Usar los cereales menos acidificantes (arroz, trigo sarraceno) o alcalinizantes (quínoa, mijo o cebada). Entre los frutos secos preferir almendras, sésamo, dátiles, pasas de uva y castañas. Dentro del grupo de legumbres, los porotos blancos, negros y aduki resultan ser los más alcalinizantes.

Como endulzante preferir la miel de abejas o el azúcar mascabo integral. Usar fermentos alcalinizantes, como el miso, la salsa de soja, el chucrut, los pickles en salmuera, el agua enzimática (rejuvelac), las umeboshi y los germinados en general, incluidas las semillas activadas.

Entre las hierbas, se destacan como alcalinizantes: el diente de león (por suerte es una “plaga” a lo largo y ancho del país), la bardana, la ortiga, la congorosa, el incayuyo y el té verde. También hay hierbas de marcado efecto depurativo como el mil hombres, el palo azul, la espina colorada, la ulmaria o la zarzaparrilla.

Todo esto no quiere decir que debamos dejar totalmente de lado los alimentos “acusados” de acidificantes; simplemente debemos ingerirlos balanceados por los alcalinizantes. Por cierto que el exceso de alimento es causa de acidificación corpórea; una razón más para buscar la frugalidad en base a alimentos “íntegros”, que con escaso volumen satisfacen las necesidades básicas. Algo difícil de lograr cuando nos alimentamos con calorías “vacías” de contenido nutricional, o cuando el alimento se convierte en una descarga emocional o, peor aún, en una adicción.

Extraído del libro “Nutrición Depurativa

Cómo averiguar el pH de mi cuerpo?

Puedes testar tus niveles de pH en casa con tiras reactivas para medir pH, se pueden conseguir en farmacias, o con un medidor de pH eléctrico que funciona con pilas.

Las tiras, son económicas y de no tenerlas en tu farmacia o herbolario, se pueden encargar. Sirven para medir tanto el pH de la orina como de la saliva. Dado que el pH de la saliva varia mucho más, es más recomendable testar el pH de la orina que es un indicador directo del pH de tus tejidos. Lo recomendable es realizar el test por la mañana, después de haber ayunado durante toda la noche. Idealmente debería estar ligeramente alcalina, en un pH de 7 o más. Conviene volver a repetir la prueba en días sucesivos ¿Por qué? Porque el estrés, el ejercicio, y sobre todo la alimentación pueden hacer variar los resultados. Repite la prueba y haz una media para obtener resultados más fiables.

También puedes medir el pH sanguíneo, para lo que deberás recurrir a tu médico.

“El cáncer es una enfermedad donde el paciente puede contribuir en gran medida para ayudarse a si mismo si puede mantener su moral y sus esperanzas”. George Carman

¿Eres científico/a y crees que hay algo que deba añadir o corregir? Escríbeme, ¡estaré encantada de aprender de ti!

Cosmética ética

“Una mujer gana estatus cuando rechaza que cualquier ser vivo sea torturado para que ella pueda embellecerse. Entonces, es realmente hermosa”. –Doris Day

untitled

¿Por qué elegir cosmética cruelty free y vegana?

Millones de animales en todo el mundo están siendo sometidos a crueles sufrimientos, intensos dolores y muerte agónica, con el objetivo de ensayar nuevos ingredientes para fabricar productos en el sector cosmético. Productos que todos utilizamos a diario en nuestra higiene y arreglo personal (champús, geles, dentífricos, desodorantes, cremas, jabones, espumas de afeitado, maquillaje, lacas, mascarillas, suavizantes, etc.). Las pruebas más habituales incluyen ensayos para probar el grado de toxicidad, sensibilización cutánea e irritación ocular. Los animales son obligados a la ingestión e inhalación forzosa de sustancias. Estas prácticas son las menos agresivas si la comparamos con los envenenamientos, las cegueras y las quemaduras. Algunas pruebas requieren ser hechas sin anestesia. Los animales suelen ser mantenidos en jaulas individuales (aunque sean especies sociales), sin ningún tipo de enriquecimiento ambiental y sin comunicación entre ellos, lo que contribuye a hacer más intensa su sensación de separación y aislamiento. La mayoría de los experimentos terminan con eutanasia (en caso de que no mueran durante el experimento).

En Marzo de 2013, se aprobó una ley en el marco europeo, que prohíbe el testeo de productos sobre animales, con fines cosméticos. Sin embargo, esta ley tiene huecos que las empresas sortean hábilmente, para poder seguir ejerciendo este monstruoso método. Los laboratorios de experimentación, son auténticas cámaras de tortura, donde animales, de todo tipo (conejos, perros, gatos, cobayas, ratones, monos, etc.), son sometidos a una interminable secuencia de miedo, dolor y soledad, hasta su muerte, para fabricar un producto cosmético… El resultado final del producto, no ofrece garantía absoluta con este sistema, pues está demostrado científicamente que los resultados obtenidos en animales no siempre son extrapolables a los humanos. Las diferencias fisiológicas entre distintas especies, el stress que sufren y las condiciones en las que son mantenidos los animales, dificultan que un producto resulte seguro. Contrariamente, las alternativas a la experimentación animal, cultivos in vitro de células, tejidos y órganos, son seguras. Pero sobre todo, esto no debe apoyarse en una cuestión técnica, sino en una cuestión ética.

Esta ley ha servido para poco, ya que se sigue experimentando. La ley permite que cualquier compañía ubicada en Europa que desee comercializar sus productos fuera de la U.E. pueda seguir experimentando con animales. Los métodos alternativos a la experimentación animal deben estar validados a nivel comunitario por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). Con lo que, si las compañías no tienen un método alternativo o éste no es validado, parece que también se podrá experimentar en animales. Además, si un producto cosmético contiene un ingrediente listado en el REACH (registro de evaluación de sustancias químicas a nivel europeo), no evitará ser testado en animales. Así que esta ley no ha librado a los animales de la experimentación en los laboratorios.

La cosmética de consumo además, fabrica sus productos con sustancias químicas de síntesis (sulfatos, siliconas y parabenes).

¿Qué son los sulfatos, parabenes y siliconas?

Los sulfatos, (presentes en la mayoría de champús) se usan para hacer espuma y aportan sensación de limpieza por su condición jabonosa, pero en realidad son detergentes que no sólo arrastran la suciedad, sino también nuestros aceites naturales. Son irritantes y eliminan la capa protectora de la piel y el cuero cabelludo. Llegan fácilmente al torrente sanguíneo y pueden ser perjudiciales pare el sistema inmune. Pertenecen a la familia de los surfactantes y son muy económicos, por lo que resultan muy ventajosos. Los más comunes son SLS (Lauril Sulfato de Sodio) y ASL (Lauril Sulfato de Amonio).

Los parabenos o parabenes, son conservantes que se utilizan ampliamente en cosmética para matar bacterias, evitar el crecimiento de microorganismos y así conservar el producto por más tiempo. Existen parabenos naturales, pero el 90% de los que se utilizan en cosmética, son químicos y contienen: (metanol, propanol y etanol), y están relacionados con el cáncer, los desequilibrios hormonales y algunas alergias. Los podrás identificar en tus productos con la siguiente nomenclatura: E214, E215, E216, E217, E218 y E219 o también todos aquellos que contengan el término “paraben” como benzylparaben, propylparaben, ethylparaben, methylparaben, etc.

Las siliconas, se utilizan en la mayoría de cremas, maquillajes y sobre todo en productos capilares, para dar esa sensación de suavidad y flexibilidad, y realmente la ofrecen con un efecto inmediato. El problema es que sellan la piel y el cabello impidiendo la transpiración, pues se trata de un producto oclusivo, que si bien protege de los agentes externos a corto plazo, con el uso prolongado reseca, debilita y empeora.

Las siliconas pueden ser volátiles, solubles y no solubles. Las peores son las no solubles (como siloxane, dimethicone o cyclomethicone), pues no se desprenden con los lavados, por lo que cada vez se acumulan más con el uso repetido. Las solubles se van con el agua y las volátiles con el aire.

Aceites minerales. Son derivados del petróleo con un efecto similar a las siliconas, dan una sensación de suavidad artificial y taponan los poros. Se suelen usan para dar consistencia a los champús, pero arrastran la queratina natural del cabello, volviéndolo opaco y encrespado. Es muy económico y resulta mucho más rentable que el aceite vegetal.

Hay mucha controversia con respecto a estas materias, y las marcas fabricantes intentan defenderse, alegando que pequeñas cantidades de estos ingredientes en un solo producto no resultan dañinas. Sin embargo, la gran mayoría de los cosméticos contienen estos compuestos, por lo que la acumulación de esta proporción diaria ya no es tan pequeña, y hay productos que se usan conjuntamente varias veces al día (dentífricos, cremas faciales y corporales, productos capilares, desodorantes, geles…).

La industria cosmética difícilmente va a cambiar, pues su acción, gira en torno su interés económico. Pero sin demanda, no hay oferta. Por eso lo único que podemos hacer es cambiar esa demanda.

Elegir cosmética vegana, contribuye a luchar contra la explotación animal, beneficia la salud y hace eficaz aquello a lo que está destinado el producto, la belleza.

Publicado por: Lorena Ortiz H. Alcázar

Si puedes comerlo…

amigosanimales

Si puedes comerlo, puedes leerlo.

Cuantas veces, al empezar a visualizar un vídeo sobre maltrato animal he oído: – No!, qué  horror! -No puedo verlo… Quítame eso por favor! Claro, es muy duro verlo… Ocurre, aunque no lo veamos, y no verlo, es vivir del otro lado, del lado donde la ignorancia se convierte en indiferencia.
Así es, son millones de personas las que desconocen lo que se esconde detrás de la industria  que nos alimenta. Son realmente muy pocos los que se atreven a aceptar que para que la comida, la carne, llegue a nuestros hogares, a nuestros platos,  los animales deben sufrir una indescriptible, muy descriptible, sucesión de sucesos, sucedidos sucesivamente, que se traducen de una vida miserable, sin luz, sin contacto con su medio natural, tratados como mercancía, alimentados con el único fin de ser engordados rápidamente, con OMG (organismos modificados genéticamente), para finalmente ser llevados a la muerte. Se produce un verdadero holocausto animal para que nosotros, ignorantes de lo que sucede, podamos alimentarnos de su carne. Cualquier palabra que yo pueda emplear, para intentar acercarme a describir la tortura a la que son sometidos es nada, comparada con la visión de la realidad que viven.
Si fuéramos conscientes de la barbarie que viven los animales, todos seríamos vegetarianos y/o veganos. No comeríamos animales. Consumiendo productos de origen animal nos convierten en cómplices, sin saberlo, pero cómplices igualmente… A la industria cárnica, o lo que es lo mismo, a la industria de explotación animal, no le interesa que sepamos qué hay al otro lado de los mataderos, de los criaderos, por eso, camuflan la verdad con mentiras, con publicidad donde las vacas salen pastando libres en campos verdes, y amamantando felices a sus terneros, nada más lejos de la realidad. Eso es un pequeño estrato de la industria. No sería muy atractivo mostrar a una vaca con la mirada triste, el pelo sin brillo, y con aspecto enfermizo en el etiquetado de su cuerpo fileteado, o en el break de la leche. Eso no vende.
Entonces, la pregunta es: ¿No podemos soportar la realidad? ¿Nos duele tanto saberlo?¿Pero, qué ganamos ignorándolo, si realmente, sigue ocurriendo? ¿Es mejor darle la espalda a la verdad? ¿Es mejor vivir en la ignorancia? ¿Es útil convertirnos en marionetas de los intereses económicos de los más poderosos, a costa del sufrimiento de los más vulnerables?
Nosotros la especie humana tenemos una identidad propia que nadie puede arrebatarnos, de nosotros depende, ser títeres inútiles, o dejar de ser un eslabón más de la cadena de sufrimiento de nuestros hermanos los animales. De nosotros, individualmente, depende la decisión; dentro de cada uno de nosotros está el derecho de elegir, de decir: -Ya no más. La decisión de uno sólo, es un gran paso, cada vez que uno más toma conciencia “uno sólo…, y solo “,  refuerza el avance hacia la libertad de ellos, y cada uno de nosotros hace la fuerza de todos.
Dicen que, “una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones”. Seamos ese eslabón, que rompe esta cadena de sufrimiento y de abuso, de nuestros semejantes. Y sobre todo veámoslo, para que dejen de engañarnos de una vez, seamos valientes y conozcamos la verdad.
Mira estas fotos. Las dos primeras pertenecen a cerdos confinados para alimentación. La tercera corresponde a un cerdo que vive libre. Por favor mira sus ojos… ¿Qué te dicen sus miradas…?
cerdo_feliz
mirada-cerdo
 0

 ¿Ves la diferencia?